Tarifas Alternativas y Riesgo Compartido

En Securitas Consulting creemos que nuestros clientes merecen un trato justo y asumimos que tienen altas expectativas de nuestros servicios.

Por esa razón somos pioneros en acuerdos que integran tarifas alternativas y riesgo compartido, mediante los cuales la firma asume una proporción de las potenciales contingencias de los trabajos que lleva a cabo. En breve: asumimos los costos en la eventualidad de no obtener los resultados esperados y, por lo tanto, alineamos nuestros intereses con los de nuestros clientes.  

Nuestro interés es satisfacer las necesidades de quienes confían en nosotros y garantizar que sus objetivos correspondan con los de la firma. Para ese fin implementamos tarifas alternativas y compartimos el riesgo asociado a los resultados de los trabajos propuestos.

Los acuerdos con tarifas alternativas han llevado a que, cada vez más, nuestros clientes se aparten de la estructura de facturación tradicional por horas y procuren establecer marcos en los que se establezcan objetivos cuantificables y se integren sus propósitos.

Acuerdos con Tarifas Alternativas

En los trabajos que asume la firma partimos de la premisa de establecer con claridad los objetivos trazados en conjunto con nuestros clientes. En consecuencia, la mayoría de las veces, se pueden establecer resultados trazables, que procuramos alcanzar en el marco de acuerdos que incluyen tarifas variables sujetas a la consecución de logros y/o comisiones de éxito. Al compartir los riesgos asociados a la incertidumbre de alcanzar objetivos conjuntos buscamos convertirnos en socios a largo plazo en la consecución de las metas establecidas. 

Los acuerdos con tarifas alternativas (ATA) definen objetivos claros, se ajustan a los requerimientos y presupuestos de los clientes y establecen, de antemano, topes a los honorarios. De acuerdo a lo definido en los acuerdos se establece un componente de honorarios fijo y un componente de honorarios variable, este último sujeto a la consecución de los resultados propuestos. En consecuencia se parte de unos honorarios totales menores a los establecidos en un esquema tradicional, ya que un porcentaje (en ocasiones considerable) de los honorarios depende del éxito de nuestro trabajo.

Es sencillo: si los resultados son positivos, la firma cobra los honorarios asociados a los logros obtenidos. De lo contrario, es decir si los resultados no son los esperados, el cliente no paga el componente de honorarios variable. Este esquema tiene sentido para los clientes, pero para nosotros también, ya que estamos interesados en establecer relaciones de largo plazo basadas en alcanzar logros conjuntos.

Ejemplos

Los ATA cumplen los propósitos mencionados tanto en el ámbito de la asesoría jurídica, como en el ámbito de la seguridad y salud en el trabajo (SST). A continuación se presentan algunos ejemplos: